martes, julio 14, 2020

Sexo en la playa: 15 razones para no hacerlo

Sin categoría

Como ya todos sabemos, el sexo es de las mejores actividades que podemos hacer en pareja o bien entre «follamigos». No obstante, sea quien sea el género de acompañante que tengas, puede llegar a caer en la rutina, haciendo que deje de estar entre nuestras prioridades en lo que se refiere a actividades recreativas se refiere.

Esta es una de las razones por las cuáles practicar sexo en la playa se transforma en una de las experiencias más deseadas, llegando a ser parte del “checklist” o bien asignaturas pendientes en la vida sexual de muchos jóvenes y adultos, tanto hombres como mujeres.

Y es que, así sea por morbo o bien simple curiosidad, las playas se consideran como uno de los primordiales lugares en los que se quiere tener sexo por lo menos una vez en la vida. Mas, aunque tener sexo en la playa no es algo reciente o bien de esta última década, se prosiguen cometiendo muchos fallos en el momento de practicarlo, con lo que no siempre y en todo momento resulta en la mejor de las experiencias y a veces puede traer consecuencias…

Conque presta atención, por el hecho de que acá te voy a comentar los 15 fallos más habituales que pueden hacer de esta una mala experiencia que debes eludir.

¿Por qué razón suena tan tentador poder tener sexo en la playa?

Si estimamos que se trata de un sitio público bastante frecuentado, sobre todo en verano, con una superficie llena de arena que a veces puede ser bastante incómoda o bien hasta molesta y con una exposición directa al sol que en un desatiendo puede llegar a ocasionar quemaduras, es extraño meditar que se trate de uno de los lugares más idolatrados para el acto sexual.

ÚNETE A FOLLAMIGOS



Mas, a pesar de esto, la playa es de los lugares preferidos para tener sexo, y hay diferentes razones para ello:

1. Rompe con la rutina

El primer motivo por el que es tan deseado es, como te adelantábamos en la introducción del artículo, por el hecho de que se trata de un cambio radical de rutina:

Pasar de la cama a las arenas de la playa hace que la experiencia se sienta absolutamente nueva y única, y es uno de los primordiales factores con lo que tantas personas fantasean con hacerlo en una playa, primordialmente para las parejas que llevan ya un tiempo juntas.

2. El «subidón» de adrenalina excita a más de uno (y una)

Otro motivo que acostumbra a llevar a muchos a apreciar tener sexo en la playa es la adrenalina. Y es que el «chute» de adrenalina que te genera el hacerlo en un sitio público, en donde cualquiera te puede descubrir si no tienes el mínimo cuidado, resulta en una experiencia bastante excitante para prácticamente todos (…admítelo).

Claro está que para otros suena como a una completa insensatez, mas si no estás presto a correr el peligro de que te pillen en pleno acto y ser el próximo protagonista de los vídeos de sexo en la playa de los programas de «zapping», va a ser mejor que evites practicarlo de este modo.

3. ¡En verano aumentan las hormonas!

Verano es casi homónimo de playa y piscina, y asimismo de tiempo libre y diversión.

Si juntamos todo esto, se crea el coctel idóneo para un nuevo subidón de hormonas y un hambre sexual considerablemente más grande, que resulta en una de las temporadas más movidas para los jóvenes, y dónde más se busca tener sexo en la playa.

Es precisamente por esto que el verano es un factor que influye en el deseo de tener relaciones en este género de lugares, y la temporada en la que más se acostumbran a efectuar estas fantasías./

Estas son las 3 razones más esenciales por las cuáles bastantes personas fantasean con el sexo principiante en la playa. Mas, como te afirmé en un comienzo, no todo es bueno, y si se hace de la forma equivocada, puedes finalizar añadiendo un mal recuerdo, o bien hasta consecuencias un tanto más graves, ¿las vemos?

15 fallos que no debes cometer al tener sexo en la playa

Si bien no lo creas, lo que en un comienzo podría suponer un «aquí te cojo, acá te mato» bastante morboso y digno de rememorar, puede no resultar tan placentero como ciertas personas desean opinar.

Y es que, todos los que ya lo han probado, coinciden en que debemos eludir a toda costa caer en estas «torpezas»:

1. Elegir una mala playa

A ver, primero lo primero, no cualquier playa te vale, esto debes grabártelo a fuego. Debes elegir aquellas en las que te resulte verdaderamente posible tener sexo, ya no te digo lo de si se deja o bien no, o bien que procures playas nudistas donde practicarlo, sino las condiciones sean las convenientes.

Evita playas muy concurridas, mientras que menos gente haya mejor; asimismo es esencial que la playa tenga zonas alejadas o bien en las que te puedas esconder para cumplir con la fantasía, en caso contrario, aumentas el peligro de ser cogidos en pleno acto.

Y como afirmamos, si se trata de una playa nudista, puesto que mucho mejor, por que ya no importa si les cogen desnudos o bien no…

2. Cuidado con el agua salada

Teóricamente, cuando charlamos de tener sexo en la playa, comprendemos que nos referimos a «en la arena». No obstante, el éxtasis y la carencia de afluencia pueden acarrear a que os apetezca daros un chapuzón «muy caliente».

Es ahí donde debes cuidarte del agua salobre, esta puede llegar a ocasionar irritaciones en tus partes íntimas y en las de tu pareja, sobre todo a lo largo de la penetración.

Además de esto, puede llegar a dañar el condón y ocasionar que se rompa con sencillez.

3. Que NUNCA falte el lubricante

Si consideras que por haber agua ya no hace falta el lubrificante, déjame decirte que te equivocas, por el hecho de que como ya te mentamos previamente, tanto el agua salobre de la playa como el agua con cloro de la piscina pueden resultar bastante molestos y también incómodos en el momento de tener relaciones.

Y no solamente eso, sino de manera fácil pueden dañar tu condón y ocasionar que este se rompa (y sus conocidas siguientes consecuencias…)

De ahí que jamás debes olvidar el lubrificante, uno que no se disuelva tan de manera fácil con el agua, normalmente los que son a base de silicona son perfectos. Estos te van a ayudar a eludir que el condón se rompa, y calmarán un tanto la molestia que puede ocasionar la penetración en estas condiciones.

4. No elegir bien el condón puede traer consecuencias

No todos y cada uno de los conmutes te van a servir si tienes sexo en la playa, más todavía si lo tienes en el agua.

Debes elegir el adecuado, primordialmente aquel que se ajuste bien, por el hecho de que si por casualidad queda algo holgado y llega a entrar agua al condón, ten por seguro que se romperá, aparte de hacer algo incómoda la penetración.

5. Falta de toalla

Es opcional mas es muy recomendado llevar una toalla grande, lo suficiente a fin de que los dos os podáis acostar y tener relaciones sobre ella. Insistimos en que la arena es bastante molesta, y tiende a meterse en lugares bastante incómodos, algo que no desearás que pase mientras que tienes sexo.

Una sábana asimismo cumple con perfección con este propósito. ¿A que no se te había ocurrido?

6. No lo hagas en el primer lugar que encuentres

Antes en el momento en que te comentaba lo de elegir un sitio adecuado te mentamos la relevancia de lugares apartados y ocultos.

Puesto que bien, cuando vayas a tener sexo en la playa, tienes que asegurarte de hacerlo en un sitio que no sea concurrido, así sea en lo profundo del agua, tras las dunas de arena o bien en alguna parte distanciada de la playa donde no vaya absolutamente nadie.

Y ya antes de iniciar, te invito a que aguardes dos minutos y que estés absolutamente seguro que es un sitio al que absolutamente nadie irá.

7. Te invitamos a que evites las piscinas

Como sabes, las piscinas tienen cloro, y este puede ocasionar severas molestias en tus partes íntimas, primordialmente en la mujer.

Por tal razón, verdaderamente te invitamos a que evites dentro de lo posible tener relaciones en una piscina, y en el caso de que lo tengas, en el momento en que termines vayáis a lavaros velozmente para eludir que el cloro quede bastante tiempo en vuestro cuerpo.

8. Olvídate del bronceador

¿Se te ha pasado quizá por la cabeza la «brillante» idea untarte bronceador ya antes de tener sexo en la playa?

Puesto que piénsalo un par de veces, por el hecho de que es uno de los peores fallos que puedes cometer. Emplear este género de productos inmediatamente antes del acto puede causarte muchos inconvenientes y también incomodidades.

  • Primero: va a hacer que los cuerpos sean muy escurridizos, con lo que os va a ser bastante difícil sostener el contacto sin tropezarse o bien resbalarse.
  • Y segundo: va a hacer que la arena se adhiera considerablemente más veloz a los dos cuerpos, y no creemos tener que decirte lo incómodo que esto puede ser…

9. Las olas pueden ser molestas

Seguro que suena romántico tener sexo mientras que las olas rompen en la ribera y bañan sus cuerpos, pero… ¿Es verdaderamente tan pacífico como suena?

Puesto que no, las olas pueden incordiar, y mucho. Si te buscas una playa sosegada, no va a haber inconvenientes con tener relaciones cerca de la ribera, mas si hay fuerte oleaje, ten por seguro que alguna de esas olas te arrastrará,… y dolerá.

Esto es fundamental tenerlo presente si lo haces a lo largo de la noche, puesto que no todos se percatan que la marea sube y que es considerablemente más probable que lleguen olas enormes a la ribera. ¡Ten mucho cuidado!

10. Examina bien dónde tendrás sexo

No solo es esencial localizar un sitio distanciado y solitario, también precisas repasar bien que no haya nada en la arena dónde se marchan a acostar.

En la playa hay un sinnúmero de ramas, palitos y hasta basura que otros dejan tirada, de ahí que, examina que no haya nada, o bien puedes acabar con alguna herida a raíz de una rama rota o bien de algún vidrio en el peor caso.

11. Los humanos no son los únicos habitantes de la playa

Esto va dependiendo ya de dónde estés, mas ten por seguro de que los humanos no van a ser los únicos seres vivos.

Desde aves hasta cangrejos y pequeños insectos, debes tener precaución que no haya ningún animal cerca, de forma especial pequeños insectos que puedan pasearse por tus partes íntimas.

12. Jamás fue mejor instante para «uno rapidito»

Los “quickies” o bien “rapiditos” son sesiones cortas de sexo, y jamás hubo mejor instante para hacer un rápido que en una playa.

No tardes, no se trata de una noche de pasión, sino más bien de tener sexo en un sitio público, por lo que cuanto más veloz acabes más bastante difícil va a ser que te pillen, eso sí, que los dos queden satisfechos, la carencia de tiempo no es disculpa para dejar a tu pareja insatisfecha.

13. No fuerces el momento

Por más que desees cumplir con esta fantasía, no puedes forzar el instante, hay situaciones en las que sencillamente las cosas no se dan, así sea por nervios, o bien por el hecho de que las condiciones no son las adecuadas.

Si ves que no todo está en tu favor, no comiences a tener relaciones, por el hecho de que es posible que termines en una situación embarazosa o bien con una multa; ahora, si lo que te pone es el peligro, ya queda a tu elección…

14. Deja que todo fluya y va a ser más placentero

No solo es cuestión de no forzar el instante, sino más bien de dejarse llevar por él. Deja que la adrenalina, el sonido de las olas, el deseo y la compañía de tu pareja (…o follamigo/a) guíen el instante, así vas a sentir todo de una forma considerablemente más agradable.

Tampoco trates de supervisar los nervios de si los llegan a apresar o bien no, deja que estos se sumen a la emoción y le den ese toque de peligro que fortalecerá el placer.

Si dejas que te controlen los nervios, muchas cosas pueden salir mal, llegando a interrumpir el instante.

15. Haz el menor estruendos posible

Aunque la emoción y el instante pueden ocasionar gemidos, lo mejor es que seáis lo más sigilosos posible, puesto que, si bien halléis un sitio sosegado y apartado, si haces mucho estruendos, va a ser solo cuestión de tiempo a fin de que algún «curioso» halle en pleno acto.

Por no decir de la cantidad de «paparazzis» improvisados que os van a salir.

Controla el volumen, recuerda que estás “ocultándote” del resto. Y dentro de lo posible, trata de no hacerlo cuando vayas en conjunto a la playa, o bien alguien podría ir a procurarte si aprecian que te has ausentado un buen tiempo.

Ejemplos de vídeos de sexo en la playa que han «incendiado» las redes sociales

Ahora bien, ¿qué ocurre cuando algo sale mal? Puesto que te puedes llevar una mala experiencia o bien, en el peor caso, te llevas una multa y te expones a aparecer en redes sociales en un vídeo viral, como ha pasado más de una vez, y como le ha pasado a esta pareja de México, que, como vas a ver, no es que haya sido bastante reservada.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ArabicChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish